Despejen la pista, que despegamos

Lo malo que tiene querer empezar la casa por el tejado es que hay que ir solucionando los problemas que surgen de forma atropellada y chapucera. Y eso, siendo buenos con la descripción.

Algo así es lo que ocurre en mi lugar de trabajo. El edificio donde están nuestras oficinas es antiguo; mejor dicho, es bastante antiguo.  Cuando se construyó, a nadie se le ocurrió pensar que algún día sus habitaciones albergarían un cachivache llamado “router”, ni una red local de dieciséis puestos, ni nada remotamente parecido. Por eso no hay que culpar al arquitecto que lo diseñó, ni a los diversos propietarios que lo fueron reformando. Si hay que tirarle de las orejas a alguien, será a las lumbreras que decidieron convertir el inmueble en una oficina moderna que te cagas sin pararse a ver si había o no había infraestructuras.

¿Que a qué viene toda esta diatriba? Pues a que, con las prisas de instalar los equipos informáticos, se ha terminado haciendo una chapuza de magnitudes catedralicias. Vamos, que como no había una habitación especialmente dedicada para el servidor, con su refrigeración y todas sus cosas, nos han dejado el mamotreto allí, en la misma sala donde pasamos toda la jornada y donde, como es lógico con este temporal, tenemos puesta la calefacción. Tendrían que oír los ventiladores del pobre cacharro, girando a tope de revoluciones, de forma que parecen los motores de un 747 a punto de despegar.

Y no es ya que, con tanta sobrecarga, el servidor esté amenazando con palmarla al poco de estar en funcionamiento; es que tanto ruido nos va volver locos a todos. Los compañeros y yo estamos pensando en pedir para estas navidades unos protectores de oídos como los que usan en las obras. Eso, o descuidar la higiene auricular para que se nos taponen los conductos auditivos con cera suficiente como para enviar al museo de Madame Tussauds una representación a escala 1:2 de la Batalla de Lepanto. Barcos incluidos.

Pero bueno, parece que los jefes han entrado en razón y ya han aprobado el presupuesto para habilitar un espacio más reducido -y debidamente refrigerado- para trasladar el mamotreto a la mayor brevedad posible. Que, en esta época del año, significa “para después de Reyes”. Como si no nos conociéramos ya, hombre…

Anuncios

Vacaciones (o casi)

Si es que no tengo arreglo. Llevo desde principios de mes de vacaciones; no me tengo que incorporar al trabajo hasta dentro de un par de semanas, y ya me he llevado el primer disgusto laboral: por lo visto, la semana pasada, mientras yo me tostaba panza arriba en la playa, llevaron a las oficinas el servidor que se supone que tengo que administrar, más un montón de trastos que se supone también son de mi competencia. Total, que como no quiero que el primer día de trabajo “oficial” me pille de sorpresa, hoy me he llegado por las oficinas a ver los mamotretos.

Y qué mamotretos, madre mía. Vamos, que más me vale volver descansada y con la mente a tope si quiero que la red vaya fina, sin atascos y sin hacer cosas raras.

Creo que me voy a ir otra vez a la playa…

Mis “niños”

El día que tanto ansiábamos (y que tanto temíamos) ha llegado: al trabajo nos ha llegado una carretada de equipos informáticos, todos toditos para mí. Bueno, en teoría *uno* es para mí, y el resto para mi compañera de penas, para mi jefe y para la clientela a la que se supone deberemos atender. Lo de que son “para mí” lo digo porque… a ver si adivináis quién se va a hacer cargo de que todo marche como es debido y de resolver las dudas que se vayan presentando.

Ni que decir tiene que esto va a ser una fuente (casi) inagotable de anécdotas, lo cual, por otra parte, tampoco va a venir mal para paliar un poco la sequía de entradas que sufre este blog.

Ya iré contando a qué nuevos horrores me tengo que enfrentar (sobre todo, teniendo en cuenta que la mayoría de personal que venga serán de todo, menos expertos en informática).

…Y seguimos con el escáner

Hace unos años alguien me dice que voy a acabar echando de menos la antigua máquina de digitalizar y me río en su cara. Pero ya se sabe lo perra que es la vida, y la máquina nueva que nos han traído es el claro ejemplo de que “más moderno” no significa “mejor” ni “más rápido” ni “más cómodo”.

Si bien con el mamotreto que teníamos antes acabábamos con contracturas hasta en las pestañas, al menos podíamos trabajar sentados y el proceso era más rupestre, pero también más rápido. Sobre todo cuando se cogía práctica. Era fácil: colocabas el documento, lo rodeabas con un marco arrastrado con el ratón, le dabas al “enter” y zasca, documento guardado en el PC. Cero al cociente, y se baja la cifra siguiente. Ahora no. Con esta nueva maravilla tecnológica, el proceso no sólo es más complicado, sino también infinitamente más lento, y como salga algo mal, repetirlo es un auténtico suplicio chino. Antes podíamos tener digitalizados doscientos documentos en una hora; con la nueva, si llegamos a treinta ya es un logro. Que saldrán muy bien de calidad, no te digo que no, pero la exasperante lentitud, la incomodidad de la postura y la de veces que nos toca repetir algo que no ha salido bien porque el “automático” te trastoca más las cosas que te las arregla, hacen que lo que antes era un trabajo que se hacía sin muchas complicaciones y hasta con gracia, ahora es lo más desmotivante del mundo. Y no es que tengamos ya mucha motivación.

Al menos, el ordenador que nos han traído es nuevo y no está dando -por ahora- muchos problemas. Sólo faltaba tener que abrirlo cada dos por tres para encontrarme algún despropósito en forma de ventilador obturado por un disco duro mal puesto u otra cosa similar.

Y no nos atrevemos a quejarnos, porque lo mismo la próxima máquina que nos manden es todavía más incómoda.

Y no nos atrevemos a quejarnos, porque lo mismo la próxima máquina que nos manden es todavía más incómoda.

El escáner vuelve de la tumba

En estos últimos tiempos me da la impresión de estar volviendo hacia atrás en el tiempo, como si hubiera traspasado alguna brecha cósmica.

En mi trabajo se ha decidido continuar con un proyecto que teníamos aparcado desde hacía casi cuatro años, y de nuevo nos hemos tenido que poner en contacto con la misma empresa que lo gestionaba: la misma del ordenador recalentado del que ya hablé en otra ocasión. Así que hoy mismo han vuelto a montarnos allí otra vez la maquinita de digitalizar, con la que mi sufrida compañera del curro y yo habremos de pelearnos en los próximos meses.

A ver, a mí escanear no me supone un trauma (siempre que sea en unas condiciones laborales adecuadas), pero a lo que le temo es al “soporte técnico” que vamos a tener, que como sea igual que el de la otra vez, voy a pasarme más rato con el destornillador en la mano que digitalizando fotografías. Y luego encima querrán meternos prisa y que terminemos el trabajo ayer.

Pero no me quejo, la verdad. Tal como están las cosas, mejor esto que nada; aunque a veces me dan ganas de tomarlo todo a tomar por do la espalda pierde el su casto nombre y empezar de cero en otro país. O, si fuera posible, en otro planeta.

Al menos habrá una cosa buena: posiblemente acabe con más anécdotas que contar en este blog, que últimamente mis lusers están de lo más calladito.

Vaya temporadita

Ya lo sé, ya lo sé; hace bastante que no actualizo, pero entre que últimamente mis pringuers están muy tranquilitos, y que en el curro se nos ha echado encima un proyecto que hay que presentar para ya mismo, no he podido sacar ni un triste tema medio interesante para darle vidilla a esto.

Sin embargo, no creo que esta época de sequía dure mucho. Y si dura… pues espero que seáis lo mismo de irreductibles que Enjuto Mojamuto: